Indignación mundial por agresión a Venezolanos en Chile

Spread the love

La marcha en la chilena ciudad de Iquique, al norte del país, comenzó con el propósito de pronunciarse contra los migrantes ilegales y terminó en violencia.

La turba llegó el sábado hasta un campamento en la Plaza Brasil y quemó numerosas pertenencias.

Allí habitaban un centenar de migrantes, la mayoría venezolanos, incluyendo 20 niños, de acuerdo con Carabineros.

El acto de violencia de inmediato recibió el repudio de organizaciones internacionales por los métodos poco humanitarios empleados para manifestarse.

Los migrantes venezolanos siguen ingresando ilegalmente a Chile debido a la crisis económica, política y social creada por Hugo Chávez y agudizada por Nicolás Maduro.

Entran por Colchane, una comunidad fronteriza con Bolivia.

Luego, buscan llegar a Iquique, a unos 250 kilómetros de distancia, atravesando el desierto de Atacama, considerado el más seco del planeta.

Este drama humano no es nuevo y la comunidad internacional lo sabe.

Desde 2015 arreció el éxodo venezolano  que parece no detenerse.

La Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió recientemente que la migración venezolana puede superar en 2022 a la de Siria. Viendo este escenario, se vuelve aún más preocupante lo ocurrido en Iquique por sentar un mal precedente.

La Unicef manifestó su preocupación por los niños y adolescentes habitantes del improvisado campamento.

Se calcula que en esa ciudad costera de Chile hay alrededor de 3500 migrantes, según información aportada por vecinos, reseñada por la agencia EFE. 

Para la Organización de Naciones Unidas (ONU), el ataque es una  «inadmisible humillación». «El discurso xenófobo, asimilando migración a delincuencia, que por desgracia se ha ido volviendo cada vez más frecuente en Chile, alimenta esta clase de barbarismo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*