Otros 38 venezolanos fueron repatriados desde Trinidad y Tobago

Spread the love

Se trata del segundo procedimiento ejecutado en cuestión de horas, para un total de 73 venezolanos deportados desde Trinidad y Tobago en un mismo día, en medio de señalamientos contra el Gobierno por la muerte de un bebé a manos de la Guardia Costera del país en su intento por impedir el ingreso de venezolanos

El Gobierno de Trinidad y Tobago ejecutó, durante la tarde del viernes 11 de febrero, un ejercicio de repatriación de 38 venezolanos que ingresaron al país de manera ilegal recientemente.

De acuerdo con un comunicado publicado por el Ministerio de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, se trata del segundo procedimiento ejecutado en las últimas horas.

«Este ejercicio de repatriación involucró a 38 venezolanos que entraron ilegalmente a Trinidad y Tobago durante un período determinado de tiempo. Consistentes con el ejericio de ayer en la mañana, todas las personas fueron revisadas por autoridades competentes, así como por parte de representantes de la embajada de Venezuela», explica el comunicado.

La misiva acota que la revisión se hizo para asegurarse de que no hubiesen víctimas de tráfico humano entre los involucrados y que fue parte de la cooperación entre las autoridades venezolanas y las trinitenses.

Apenas momentos antes, en la mañana del viernes 11 de febrero, concretaron un procedimiento similar que implicó la deportación de 35 venezolanos, todos pertenecientes a la embarcación que intentó ingresar al país caribeño el pasado 6 de febrero, la cual estuvo involucrada en el incidente en el que un bebé falleció por disparos de un oficial trinitense.

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, defendió a las fuerzas de seguridad de su país ante las críticas desatadas en la comunidad internacional por la muerte del bebé en el bote de inmigrantes.

De acuerdo con el mandatario caribeño, la Guardia Costera actuó de manera «legal y apropiada» para defender a su país, aunque el oficial responsable de la muerte del bebé tendrá que vivir con el «dolor» de que su accionar resultara en esa muerte.

«No sé qué oficial apretó el gatillo, pero sé que ese oficial sentirá el dolor de saber que el resultado de esa acción legal y apropiada para defender Trinidad y Tobago resultara en la muerte de ese niño y en ser llamado asesino. Lo rechazo, lo rechazo y lo rechazo», declaró.

La familia del bebé se encuentra en Trinidad y Tobago a la espera de una respuesta de las autoridades ante una solicitud que introdujeron para permanecer en el país. La madre del infante sigue hospitalizada tras haber sido herida durante el incidente.

CoN información de Agencias.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*