Soy migrante sin salir. Opinión @Gerovi

Spread the love

Cómo padre-abuelo, hermano mayor; finalmente: marido.

3,4,5 millones de mis connacionales deambulan en la mayoría de los casos buscando la sobrevivencia propia y de quienes reciben sus aportes para una remesa que en números macros representa un aporte importante al PIB  pero que en la cotidianidad del venezolano se hace cada vez  más exigua.

En Proyecto Creces https://proyectocreces.com/ manejan que el 50% de las parejas que se distanciaron por la migración, dejaron de serlo.

Con ellos fueron arrastrados los hijos. 

Los míos, los tuyos y los nuestros recibieron la misma sentencia de destierro emocional

.Se quedaron con Mamá, con papá ausente, con los abuelos, hermanos mayores.En el peor de los casos con unos vecinos.

Nadie se los dejaría a a los Centros de atención al Menor en manos del estado.Y es que una generación completa quedó en la orfandad.

Para los países receptores pueden ser vistos como un solo problema macro.

Para cada migrante su tragedia involucra a padres, e hijos. Así estos se hayan quedado.

En muchos casos se movilizó el grupo familiar.

Y es que la forma de ser la familia venezolana, dónde la figura materna es el eje central permitió «Dejar a los muchachos con mi mamá».

Responsabilidad que asumieron con amor pleno, pero sin contar con las herramientas mínimas para tan loable acción.

También se fueron las maestras, así que la escuela deja de ser su natural espacio.

En varios casos allí estudiaban y se alimentaban, ahora tampoco existe

.Los afectos, valores, costumbres y gustos pasaron a un plano que nadie sabe dónde está. 

No importa si te quedaste, acá nos arreglamos y seguimos.

La transformación de la sociedad venezolana, dentro y fueras del país requiere de una importante reconstrucción del tejido primario.

No hay oficialmente estadísticas donde y como están los migrantes.

Porqué me anoto a este curso?

Porque los venezolanos no tenemos con quién cuente nuestra tragedia desde una óptica propia.

Ser un país heterogéneo en su conformación étnica, trae consigo características que no pasan desapercibidas ante propios.

Quizás afuera somos Venecos todos.

Pero solo la calamitosa situación obliga una solidaridad inmediatamente. lamentable también que  no es recurrente.

Y volvemos al eslabón más frágil: Los niños.

Quien los está atendiendo?Que piensan?

Cómo perciben todo lo que viven.

En qué se transforma a diario su visión de familia.

Cuál sociedad seremos dentro de poco?

Gerardo Oviedo / Periodista Tw: @gerovi

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*